Salidas profesionales para los técnicos deportivos

Aquellas personas que realizan un ciclo formativo de grado medio tienen ante sí un amplio abanico de posibilidades en el mercado laboral. Sus competencias son muy valiosas tanto en el ámbito del deporte como en el de ocio y tiempo libre. No hay que pensar solo en los entrenadores, sino también en otras labores de acompañamiento u organización de eventos. Además, los deportes al aire libre cada vez están más de moda, de manera que se fusiona el turismo con las actividades físico-deportivas en el medio naturales ya sea en el agua (mar y piscina) o en la montaña.

Las empresas de deportes de aventura han sabido ver la importancia de un técnico especializado para tener alguien de confianza como responsable de las salidas o expediciones. Mucha gente quiere escapar de la rutina en la ciudad pasando unos días en plena naturaleza, y ahí es donde aparecen actividades como el surf, la escalada, la vela o el trekking, entre muchas otras, que requieren la supervisión de una persona bien formada. En este sentido, las casas de colonias también suelen ofrecer este tipo de actividades, ya sea en sus propias instalaciones o fuera de ellas. En este caso, la formación en salvamento y socorrismo también es de gran importancia, ya que se necesita tener conocimientos muy concretos y al mismo tiempo saber lidiar con niños y adolescentes.

Evidentemente, todos los alumnos que acaban una formación de grado medio deben saber que es primordial mantener un buen estado físico. Si se quiere trabajar en medios como la alta montaña o aguas abiertas, por un tema de seguridad es necesario estar a pleno rendimiento, ya que la seguridad de las personas a tu cargo y la tuya propia pueden ponerse en peligro en cualquier momento. También se aprecia una tendencia en los últimos años hacia los deporte urbanos, como pueden ser el skate, BMX o parkour.

Las aficiones cambian y evolucionan continuamente, y por eso ya no sorprende ver a unos chavales grabándose vídeos con el móvil mientras hacen sus trucos de la misma manera que no nos llama la atención ver un grupo de jóvenes dando patadas a un balón, por eso hay que saber adaptarse a los tiempos que corren con una formación continua y reciclarse si es necesario.