¿Puede ser el deporte perjudicial para la salud?


Es imposible negar o no percibir en la actualidad que nos encontramos en un momento de la historia en donde existe una fiebre por el deporte, es decir, son muchas las personas que se dedican a este tipo de actividades con mayor frecuencia e incluso que invitan a cada vez más personas a imitar su itinerario.

A su vez, los gimnasios proliferan por cada sector que se pasa, hay una mayor cantidad de carriles destinados para las bicicletas o zonas que se habilitan para el entrenamiento de las personas. Pero la pregunta al respecto es ¿el deporte puede llegar a ser perjudicial para la salud?

Inconvenientes potenciales del deporte 

Siempre se suele decir, incluso sin pensarlo mucho porque se lo ve como un hecho evidente, que el deporte es sinónimo de salud. El inconveniente con esta idea, de acuerdo con los expertos en el sector, es que a veces las personas pueden estar cometiendo errores graves que en verdad son perjudiciales para su cuerpo.

Ahora bien, hay que ser también claros en que los médicos siempre van a querer que las personas practiquen ejercicio porque es un tipo de actividad que es beneficiosa para la salud, pero cuando el deporte es mal hecho, sin un control o sin los conocimientos específicos puede ser muy perjudicial y es en este tipo de situaciones en donde hay que actuar con presteza para que el daño sea inexistente.

Considerando lo anterior lo que se propone es que las personas que practiquen con cierta frecuencia un deporte se hagan un chequeo médico deportivo para saber cuál es su situación, los riesgos potenciales, que se descarten enfermedades y finalmente que se diseñe un entrenamiento individual o personalizado para que el rendimiento deportivo al final sea el máximo. Más allá de lo que se ha mencionado que puede ser un tanto más técnico de lo necesario, también hay que enfatizar que ejercitarse en exceso puede ser perjudicial para la salud, pues en estos casos se está llevando al cuerpo más allá de sus límites y en ese sentido es de esperarse que los desbalances no tarden en surgir.

Además, investigaciones recientes han demostrado que competiciones extremas con las maratones, Ironman o los recorridos demasiado largos en ciclismo terminan por ocasionar daños cardiovasculares.

En conclusión, el deporte sí es una actividad que puede ser vista como un sinónimo de salud y de cuidado corporal en múltiples sentidos, pero si se lo ejecuta de modo incorrecto o no se personaliza la sesión, sin lugar a dudas va a terminar por ser algo perjudicial para el organismo, tanto de manera interna como externa.