Cómo prepararse físicamente para los excesos de Navidad


La Navidad no sólo es un momento del año en el que se disfruta de un sinfín de experiencias y de compartir con las personas más cercanas diferentes situaciones, sino que también los excesos son una condición que se presenta con regularidad en la vida de las personas, así que bien vale la pena que te prepares para ello.

En caso que hasta el momento no hayas pensado al respecto o no tengas idea respecto a cómo proceder, para prepararse físicamente ante los excesos de la Navidad, a continuación te proponemos una serie de pautas.

Ideas para evitar los excesos de Navidad

Lo usual es que las personas durante el año hayan cumplido con una serie de pautas o de tareas para cuidar de su cuerpo y de su alimentación, pero en el momento en que la Navidad llega, este tipo de hábitos tiende a perderse o modificarse para mal.

En caso que te identifiques con lo anterior y quieras prepararte de una mejor manera para la Navidad a nivel físico, te sugerimos que tengas en consideración cada uno de los aspectos que se mencionan a continuación.

  • Cinco comidas al día – El objetivo con esta práctica es que se mantengan tres comidas básicas y dos tentempiés. Así se consigue activar el metabolismo durante el todo el día y se queman calorías. Igualmente se tendrá más sensación de saciedad.
  • Beber abundante agua – Es fundamental que las personas consuman 2 litros de agua todos los días para que así el cuerpo se mantenga bien hidratado. Además, aporta a la sensación de saciedad y a que el cuerpo se desintoxica.
  • Cocinar con poca grasa – Es una pauta que se debe cumplir y que en el mejor de los casos sea bien seleccionada para que sea de mejor calidad. El aceite de oliva virgen es la mejor grasa que se recomienda, pero tampoco hay que abusar de su consumo ya que va a incrementar el valor calórico de la dieta.
  • Reducir el consumo de azúcares – Esto aplica para los dulces en general, pues únicamente aportan calorías vacías y por ende no contienen nutrientes. Se propone que se sustituya el azúcar por edulcorantes o que poco a poco usted se acostumbre a las comidas o las bebidas sin azúcar.
  • Verduras y ensaladas – Son una opción ideal porque aportan vitaminas, minerales y fibra, y al mismo tiempo garantizan un buen tránsito intestinal.
  • Seleccionar los alimentos más saludables – Hay que procurar que la alimentación se encuentre basada en frutas, verduras, cereales, carnes blancas, legumbres y los lácteos magros.
  • Al comer no leer o ver la televisión – Es un consejo básico para que se pueda mantener el control de lo que se ingiere.