El pádel ya no es un deporte de ricos


Hubo un tiempo en el que el pádel se asociaba a las clases altas por sus precios prohibitivos y elitismo. Sin embargo, este deporte ha vivido una transformación desde su implantación en España allá por las décadas de los 80 y 90. A pesar de fue creado en México, poco a poco se fue introduciendo en otros países europeos y se ha modernizado como otras tantas disciplinas. Desde 2013 se disputa de manera profesional.

Considerado por muchos como “el hermano pequeño del tenis”, la proliferación de pistas por toda la geografía española ha aumentado exponencialmente el número de practicantes. Esto se debe a que el juego por parejas permite que el coste de las pistas privadas se divida entre cuatro, mientras que en el tenis prima más el enfrentamiento individual. Si el nivel de los jugadores es relativamente bueno, se convierte en un deporte muy dinámico, con desplazamientos cortos pero explosivos, de manera que ejercita diferentes grupos musculares y es un ejercicio excelente para quemar energía y soltar adrenalina con gran velocidad.

La mejora generalizada del nivel de los jugadores se debe a que ha aumentado el número de profesionales capaces de transmitir conocimientos tanto técnicos como tácticos, así como una optimización de las sesiones de entrenamiento, que cada vez están más adaptadas a las características propias del pádel. Por ello, en nuestro 2º Curso CFGS Animación Actividades Físicas y Deportivas contamos con una asignatura de pádel compuesta de 30 horas de carga lectiva. Primero se establecen los fundamentos técnicos para tener una buena base y procedimientos didácticos para diseñar y ejecutar las sesiones. Asimismo, profundizamos en el reglamento para poder competir a cualquier nivel y conocer al máximo la idiosincrasia de este deporte. El profesor encargado de impartir esta asignatura es Jorge Paricio, coordinador de la escuela de tenis del Real Club Polo de Barcelona.

Si quieres acercarte al nivel de las grandes estrellas como Juan Antonio Díaz o Fernando Belasteguín (“Bela”), debes saber que es un deporte muy exigente pero a la vez muy satisfactorio. Deja atrás los prejuicios del pasado y sumérgete en una disciplina que pronto te enganchará y no querrás salir de la “jaula”.