¿Por qué es importante hacer deporte en la adolescencia?


La adolescencia es el inicio de la madurez individual y del camino hacia la vida adulta. Se trata de una etapa llena de cambios físicos, mentales y emocionales. Para el joven, también es un momento en el cual tiene mucho peso el grupo, sentirse importante también colectivamente. Asimismo, los adolescentes se caracterizan por necesitar oportunidades de sentirse responsables, protagonistas y seguros con lo que hacen. Ser reconocidos por lo que son y no por lo que tienen.

Los cambios que sufren los adolescentes incluyen la dimensión emocional. Una buena herramienta para paliar problemas sociales o escolares es la práctica deportiva, ya que ayuda a aprender y comprender de una manera vivencial qué es el significado del esfuerzo, la disciplina y la constancia. Los jóvenes aprenden a conseguir objetivos, les ayuda a entender que nada se consigue por azar y que tienen que ser constantes. Y es que la práctica de deporte entre los jóvenes de manera regular contribuye a un buen estado de salud general, facilita el hecho de sentirse bien y de tener más vitalidad, puesto que hacer deporte estimula la segregación de endorfinas.

Durante la adolescencia, la actividad física ayuda a la prevención de enfermedades degenerativas, la regulación del peso corporal, el mantenimiento del sistema nervioso y linfático, etc. También favorece el aumento de la densidad y la consistencia ósea, la prevención de enfermedades derivadas de la carencia de mineralización y el aumento de la longitud de los huesos y del desarrollo muscular.

Se podría hablar de diferentes tipos de deportes ideales para practicar en esta etapa en función de los beneficios que comportan. Lógicamente, los deportes de equipo, como el fútbol, el baloncesto o el voleibol o el baloncesto favorecen conceptos tan importantes para esta etapa como la socialización o la necesidad de pertenencia a un grupo. También hay deportes óptimos en cuanto al desarrollo físico en toda su globalidad, como es la natación. Cualquier deporte que se practique con precaución y dirigido por buenos técnicos especialistas puede ser adecuado durante la adolescencia. De hecho, se trata de la etapa ideal para hacer deporte “porque sí”.