Busca tiempo para hacer yoga


Como dice la canción, el tiempo es un curioso elemento, sujeto a la subjetividad de cada uno, de manera que siempre que pienses que no tienes tiempo para hacer algo, probablemente estás equivocado. Solo has de reestructurar el modo de distribuirte las tareas y el tiempo que dedicas a cada una. Seguro que si tienes coche eres consciente de que ponerlo demasiado alto de revoluciones puede estropear el motor. Del mismo modo, también tienes presente el estado de los neumáticos, de los frenos, etc. Todo ello es importante para que tu coche esté en buen estado y pueda darte un buen servicio.

¿Pero ya haces lo mismo con tu cuerpo y con tu mente? ¿Comes lo que necesita tu cuerpo? ¿Ejercitas tu musculatura de forma adecuada? ¿Tienes en cuenta y respetas tus articulaciones? ¿Liberas tensión acumulada? ¿Das descanso a tu mente? A veces nos vemos sumergidos en la vorágine de la rutina y del estrés y no encontramos tiempo para pararnos y dedicar unos minutos a mejorar nuestro bienestar, y para eso el yoga es una actividad excelente, ya que propicia que nos encontremos mejor tanto por dentro como por fuera.

A menudo tenemos muy claro cómo debemos comportarnos para garantizar un buen funcionamiento de todos los elementos importantes en nuestra vida: pareja, trabajo, amigos, etc. Pero, a pesar de que parezca un contrasentido, muchas veces nos olvidamos de nuestro cuerpo y nuestra mente, que son los compañeros de viaje que siempre van a estar con nosotros, independientemente de lo que ocurra en el resto de agentes externos. El ritmo acelerado del día a día pone una exigencia elevada sobre el cuerpo y la mente, por lo que se desgastan, y muy especialmente, si realizamos sobreesfuerzos y no tenemos momentos de relajación y confort.

Cada vez es más habitual sufrir dolor de espaldas, tensión muscular, malas digestiones, tensión emocional, dispersión mental, carencia de energía y vitalidad, etc. Esos signos de alerta nos deberían empujar a echar el freno, volviendo a la metáfora del coche, y embarcarnos en la práctica habitual de una actividad como el yoga, que nos hace ser más conscientes de cómo funciona nuestro cuerpo, dónde tiene sus límites y qué consecuencias tiene forzarlo por un lado u otro. Del mismo modo, también te conocerás mejor a ti mismo y la mente estará en lugar óptimo para seguir lidiando con el día a día.